Nuestros programas de tratamiento son muy completos; desde la terapia individual, pasando por la terapia de pareja, hasta la terapia de grupo y psicoeducación.

Terapia individual

La psicoterapia individual es un tratamiento dirigido a trabajar los patrones relacionales y faltas de mentalización que repercuten en los problemas de la vida diaria y causan sufrimiento emocional.

En las sesiones de psicoterapia individual se analizan tanto las situaciones de la vida presente como del pasado, partiendo de la premisa de que nuestra personalidad es un sistema dinámico cuyo desarrollo ocurre a lo largo de toda la vida. La única manera de entender los patrones relacionales de cada persona es analizando todo el proceso, teniendo en cuenta los mecanismos que mantienen y fortalecen los círculos viciosos o los patrones relacionales mal adaptativos.

La frecuencia de las sesiones suele ser semanal, en algunos casos bimensual o mixta: comienzo semanal para luego reducir la frecuencia.

 

Solemos trabajar por focos y revisar los objetivos establecidos cada 10 sesiones. Esta variante de la terapia individual, llamada terapia focal/breve, suele durar entre 6 y 40 sesiones. Aunque se establezcan focos, la terapia individual está abierta a varios de estos focos que pueden aparecer durante el proceso terapéutico.

Terapia de pareja

La terapia de pareja consta de una serie de sesiones durante las cuales se reúne el terapeuta con la pareja junta o por separado. La terapia de pareja está enfocada en resolver algún conflicto central de la pareja que le impide progresar y/o que le causa sufrimiento.

Durante las sesiones se trabaja la relación co-creada por los miembros de la pareja, pero es inevitable centrarse en los patrones relacionales de cada uno por separado para entender la dinámica de la relación.

El rol del terapeuta es ayudar a la pareja a encontrar soluciones y no aconsejarles directamente lo que deben hacer.

La terapia de pareja sirve para aquellas personas que se sienten atascadas en su relación de pareja, sufren de un periodo complicado marcado por un conflicto o acontecimiento doloroso, no consiguen comunicarse sin discusiones o no encuentran la felicidad de los comienzos.

La terapia de pareja suele tener la duración de entre 10 y 20 sesiones de 60 minutos cada una. La frecuencia suele ser bimensual.

Terapia de grupos

La terapia de grupo son sesiones con uno o dos terapeutas y con un grupo de entre 5 y 10 personas que se reúnen de manera periódica con el objetivo de tratar algún problema común. El terapeuta es quien guía al grupo y los miembros hacen el papel de coterapeutas. La terapia de grupos se aprovecha de las dinámicas de grupos para ayudar a los participantes a movilizar algunos de los temas que cuesta más sacar a relucir en la terapia individual.

En la terapia de grupo es importante establecer unas reglas semifijas y objetivos antes de empezar. Los grupos pueden ser abiertos (que admiten nuevos miembros) o cerrados (donde el compromiso mutuo de los miembros es muy importante).

Es útil tanto para las personas que están en terapia individual (para complementar el tratamiento) como para las personas que sólo quieren participar en la terapia grupal. La terapia de grupo puede ayudar a movilizar el tratamiento cuando hay un estancamiento en el proceso o cuando el paciente no puede económicamente permitirse un tratamiento individual.

La duración de la terapia grupal es flexible. Cada sesión suele durar 1,5 horas y la frecuencia suele ser bimensual o una vez al mes.

Psicoeducación

La Psicoeducación son sesiones que realizamos tanto para los pacientes – antes de empezar el tratamiento – como para los familiares, para que puedan entender la problemática y el proceso desde la teoría.

Estas sesiones son obligatorias para los nuevos pacientes y para los familiares de personas menores de edad.

Ayudan a optimizar los tratamientos, proporcionar un marco en el cual nos movemos, resuelven dudas y nos dan herramientas básicas.

La finalización de la psicoterapia suele tener lugar cuando ha ocurrido un cambio estructural relacionado con el motivo de la consulta y el paciente es capaz de manejar los problemas por sí mismo.