¿Qué es coaching?

Es un proceso de acompañamiento para que el cliente pueda aumentar su consciencia, replantearse sus objetivos y generar acciones para conseguirlos. Busca el cambio, el aprendizaje, el descubrir y desarrollar el propio potencial para mejorar conocimiento, rendimiento y calidad de vida del cliente.

¿Para qué sirve?

Un proceso de coaching es recomendable para aquellas personas que quieran conseguir algún objetivo concreto, un reto que contribuya a su crecimiento personal.

Puede aplicarse también como complemento de psicoterapia en una intervención multidisciplinar, ayudando a introducir nuevos hábitos o mejorar algún aspecto de las relaciones, como la comunicación.

¿Cómo funciona?

  • Responsabilidad de conseguir el objetivo es del cliente. Parte de la premisa que el cliente tiene recursos o puede conseguirlos.
  • El punto de partida es que la persona esté motivada para el cambio.
  • Utiliza preguntas para aumentar la consciencia, que ayudan al cliente a explorar sus propias creencias, valores, fortalezas y limitaciones.
  • Una parte esencial del proceso es la acción, es decir puesta en practica de lo acordado en cada sesión.
  • Es un proceso de cambio y de aprendizaje, que permite a la persona desarrollar y optimizar su manera de funcionar, para operar con mayor protagonismo, creatividad y proactividad.

Es un proceso acotado en el tiempo. La duración se define en función de los objetivos a trabajar. El número de sesiones es entre 4 y 8, siendo 6 la duración más habitual. La duración de una sesión es de 60 minutos.